viernes, agosto 29, 2014

EL CAMINO


Es verdad que hay un norte al que debemos dirigirnos,
pero también es cierto
que no es el destino el que debe preocuparnos,
sino éste instante en el que lo construimos....

Es verdad que el sendero parece largo y difícil,
pero igualmente es real que está en nuestro poder 
el aprender a caminar 
para poder disfrutar cada jornada...

Pues es verdad que falta mucho por andar,
más sin embargo solo llegaremos
si aprendemos a bendecir cada paso,
cada respirar, cada impulso, cada latido...

Y es verdad también que algunos marchan muy adelante
y es perfecto para ellos,
hay que bendecirlos por estar allí
y divisar sus huellas en la distancia...

Y otros están atrás de nosotros
y están exactamente donde deben estar,
hay que bendecirlos por estar allí
y mostrarles el camino si preguntan...

Y nosotros estamos justo en el sitio adecuado,
en el mejor sitio para aprender lo que debemos,
el  lugar ideal en todo el Universo
para nuestro proceso de aprendizaje...

Ya que si el camino es sagrado,
también lo es cada paso que damos en el
y todo lo que sucede mientras andamos
es parte del plan perfecto de Aquel...

Si, pues si es bendito es el camino
lo es también el caminante,
benditos entonces son los pies que lo recorren
y benditos los guías que nos enseñan a andar...

Benditas sean también las piedras y los tropiezos, 
pues por su intermedio logramos crecer
y  es así como aprendemos a caminar
y a ser mejores...

Y benditas sean las Manos sagradas
que han dispuesto el camino
y que nos han dado la oportunidad de andar en el,
benditas más allá de toda duda...

Pues es un privilegio caminar 
y estar aquí y ahora
vivos, despiertos
y caminando...

PAZ&AMOR

Isaac A. Devis G. 



jueves, agosto 14, 2014

ELIGE


En medio de la muerte y la desolación,
en medio del frío y de la noche, 
en medio de la guerra y las tragedias,
elige ser feliz...

Si, en medio de la ignorancia y del desorden,
en medio de la corrupción y la enfermedad,
en medio de la rapiña y del oropel,
elige vivir en el ahora sagrado...

En medio del dolor y del caos,
elige respirar una bocanada de aire para recordar tu ser
y en medio de la mezquindad y la avaricia,
elige ser luz y brillar...

En medio de tantas opciones,
elige que lata en tu corazón,
en medio de las pasiones y de las fronteras,
elige ser universo abierto e infinito...

En medio del miedo que acobarda,
elige amar desbordadamente,
en medio de los llamados a la prudencia,
elige explorar lo que siempre has deseado...

En medio de la miseria,
elige prosperar ilimitadamente,
en medio de la tribu y del clan,
elige ser uno con todo cuanto existe...

En medio de la intolerancia y la incomprensión,
elige entender y respetar,
que cada uno hace lo mejor que puede
con lo mejor que tiene...

En medio del juicio y la condena,
elige ser amor incondicional, 
servicio respetuoso 
y mano tendida....

En medio de las quejas y las amarguras,
elige agradecer todas tus bendiciones:
respirar, amar, ver, caminar
y sobre todo vivir...

Pues la vida es realmente solo eso:
Elecciones que tomamos cada día,
elecciones que nos llevan a un destino
y que hacen nuestra vida como es...

Elige...

PAZ&AMOR

Isaac A. Devis G. 






miércoles, agosto 06, 2014

RECORDEMOS



Aveces olvidamos,
olvidamos tantas bendiciones,
cosas que creemos dadas por ser simples
y que no valoramos...

Olvidamos que vivimos en un mundo de milagros y maravillas,
olvidamos el Sol en el cielo que nos calienta
y olvidamos ese bello cielo que nos mira con tanta ternura
y las nubes blancas o grises o negras, que son tan bellas y cambiantes....

Olvidamos el aire que alienta nuestros cuerpos, 
llevando y trayendo información del universo,
olvidamos la bendición de simplemente poder respirar
una y otra vez....

Olvidamos el agua, noble, bella, generosa,
que nos llena vida y salud,
olvidamos la bendición de los ríos, los mares, los océanos
y la dulce agüita que aveces cae del cielo.... 

Olvidamos el fuego que nos anima en nuestro interior
y el que calienta nuestros alimentos,
el buen fuego que nos da calor,
resguardo y hogar...

Olvidamos la tierra, nuestra Señora, 
olvidamos que somos sus hijos,
olvidamos que nos alimenta siempre en amor,
olvidamos que tierra somos...

Olvidamos esta gran bendición que es tener un cuerpo,
poder ver, oír, caminar, correr, degustar, tocar, sentir,
olvidamos tan inmenso obsequio, 
que vale más que todo el oro del cosmos...

Y olvidamos también la propia y maravillosa vida,
el inconmensurable regalo de poder ser,
el maravilloso don de estar,
aquí y ahora...

Recordemos entonces nuestros tesoros,
recordemos nuestras dichas y bendiciones,
recordemos que somos milagros cada uno de nosotros,
recordemos, si, recordemos...

Porque al hacerlo,
recuperamos nuestro verdadero lugar
y sabremos el norte al que debemos caminar,
seres de amor y de luz llamados a la dicha verdadera...

PAZ&AMOR

Isaac A. Devis G.