miércoles, octubre 01, 2008

LOS OTROS ...


Las trampas del ego

son muchas y diversas,

y la mejor es aquella

de hacernos sentir diferentes ...


Al creernos diferentes,

separados,

inventamos el concepto

de "los otros"...


Entonces es fácil pensar

que han sido "los otros"

los que han sembrado

el mal en la Tierra ...


Y podría justificarse

lástimar y herir a "los otros"

porque son diferentes

y no sienten como nosotros...


Y entonces

creamos los muros,

las naciones, las iglesias

donde estamos nosotros y nunca ellos...


Y creemos que ellos

los otros

son capaces de cualquier perversidad

que nosotros nunca haríamos...


Pero,

es tiempo de despertar a esa ilusión,

abrir los ojos

y entender...


Que los otros no existen

y que todos somos Uno,

el mismo ser

en diferentes cuerpos ....




PAZ & AMOR


yoymimismo






17 comentarios:

  1. THE OTHER ...


    The trap of ego
    are many and varied,
    and the best is the one
    to make us feel different ...

    To believe different,
    separate
    invent the concept
    "the other" ...

    So it's easy to think
    who have been "others"
    those who have sown
    evil on earth ...

    And it could be justified
    shame and hurt "the others"
    because they are different
    and not feel like us ...

    And then
    we create the walls,
    nations, churches
    where we are and they never ...

    And we believe that they
    other
    are capable of any perversity
    we never would do ...

    But,
    it's time to wake up to that illusion,
    open your eyes
    and understand ...

    That the other does not exist
    and that we are all One,
    be the same
    in different bodies ....

    ResponderEliminar
  2. I like this great poem a lot!

    You are so right. The truth you displayed here, is sadly ignored by many people.

    That the other does not exist
    and that we are all One,
    be the same
    in different bodies ....


    Do we have a solution for that? :)

    ResponderEliminar
  3. Es muy cierto, tanta división no trae sino el cultivo de infitos odios cultivados. Siempre juzgamos al otro como culpable de lo malo y nunca aceptamos lo malo que hay en nosotros y promovemos.

    De lo que has escrito es tal vez este publicado de los que más han llamado mi atención.

    Saludos, un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Los otros no existen, todos somos Uno...

    Me encanta.



    Un besito!

    ResponderEliminar
  5. Tenemos la mala costumbre de pensar que nosotros somos los buenos y que los malos son los demas.Un beso

    ResponderEliminar
  6. "Pero, es tiempo de despertar a esa ilusión, abrir los ojos y entender..."

    Gracias Isaac, con tus palabras nos sacudes, y quizás podamos despertar y abrir los ojos y entender...
    Bendiciones por siempre para ti.

    Maria

    ResponderEliminar
  7. Nunca YOYMIMISMO, habia tenido una explicación tan exacta de nuestro lugar en el mundo. He aquí un alma grande repartida en partículas sin peso ni tamaño en muchos, infinidad de cuerpos: cuerpo hierba, cuerpo piedra, cuerpo (inconmensurable) agua, cuerpo de lo que en este instante nace, de lo que en este instante muere; en un 1 universal, igual, nada diferente; es esto el sumun de un estado solidario.
    Un beso para ti de xavier.

    ResponderEliminar
  8. huauu que lugar... poco por decir mucho por pensar

    ResponderEliminar
  9. Isaac

    Ay, las trampas del ego
    son muy variadas
    pero la que comentas
    es muy importante.
    Lo peor es creernos diferentes
    siempre mejores
    siempre los buenos
    los que tienen los dercchos
    los que justifican sus acciones.
    casi siempre en contra de los otros.

    ¡Que lástima!

    Sabemos que "Todos somos uno".
    Lo sabemos todos,
    pero todos lo olvidamos.

    Ojalá que volvamos a la senda
    de la solidaridad y del amor.

    Que Dios te siga bendiciendo.

    Un abrazo.

    Juan Antonio

    ResponderEliminar
  10. A vesces uno se siente incomprendido, y nace la soledad en su alma, entonces el concepto de los otros se ensalza y amenaza con robarte tu individualidad, sin embargo cuando el amor se siembra de nuevo en el corazón el concepto se desvanece y te sientes parte del todo, toda una familia que brilla y camina en una misma dirección... la tuya.
    Seguro que no me hice entender...
    BESOS AMIGO

    ResponderEliminar
  11. Así es, no hay otros, todos somos parte de la misma creación divina...

    Cuando lo olvidamos, comienzan las exclusiones, los juicios y laaas diferencias...

    Luz y sombra, todo el tiempo, hasta que logremos trascender la dualidad, y así, en un estado de beatitud y alegría reconocer que cada ser cumple con su destino y agradecer el habernos dado cuenta (que somos UNO).

    Abrazos infinitos...

    Lidia

    ResponderEliminar
  12. Que fácil, es decir los otros y no yo cuando se trata de un error................doy luz a esas personas para que no descaminen y a vos y a tu linda poesía.

    ResponderEliminar
  13. Como siempre un gusto para mis sentidos leerte. Te dejo un abrazoo grandee

    ResponderEliminar
  14. Hace falta un cambio de conciencia, un cambio interior. Hay que despertar, como tu dices, y entender que tu soy yo, y yo soy tu...todos somos uno
    Tanto cuesta???

    Te bendigo un día más y nunca me cansaré de hacerlo
    UN beso y un abrazo
    MJ

    ResponderEliminar
  15. Isaac, muy buena entrada.
    Somos egocentristas.
    "Los otros" son el reflejo de nuestras dudas, miedos, insatisfascciones. Nunca son protagonistan de lo que llamamos "éxitos" y siempre son culpables de nuestras "omisiones".
    Denominamos sociedad a esa posibilidad próxima de unificación pero en vez de vaciarnos en su construcción nos regordeamos acusándola de nuestras desgracias y males.
    Es una actitud hipócrita pero usual.
    Te agradezco que nos recuerdes estas obviedades que olvidamos con tanta facilidad.
    Hasta pronto

    ResponderEliminar
  16. Pero qué bello también cuando caen al suelo las murallas y uno permite que las cosas sean, que nazca el perdón, que la realidad se manifieste a su antojo en la plena generosidad en un morir y renacer a cada paso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar