viernes, diciembre 16, 2011

SOY EL MISMO


Soy el mismo
que corría feliz por los prados
hace ya tantos y tantos años,
si, soy el mismo...

Soy el mismo
que esperaba ansioso la navidad,
que creía en el Niño Dios
y en la cigüeña...

Si, soy el mismo,
que daba vida a los juguetes,
que sabía de la magia y la inocencia,
que creía que mi papá era muy grande y fuerte...

Si, el mismo,
con algunos años de más,
con un cuerpo no tan joven
y con miedos que antes no tenía...

El mismo,
jugando ahora otros juegos,
lejos de mi parque y mi columpio,
pero aún con la vida y el amor...

Yo soy aquel niño,
nunca dejé de serlo,
yo soy ese ser sabio y sincero,
aunque aveces lo olvide por completo...

En realidad soy el mismo,
envejecí pero no cambié,
adentro vive aún aquel que largamente traté de acallar,
cuando creía que crecer era volverse serio y amargado....

Y hoy te escribo,
desde el niño que fui y que soy,
para recordarme y recordarte,
que nunca crecimos en verdad....

Y somos los mismos,
ayer reíamos y jugábamos y podemos hacerlo de nuevo
y es que hoy podemos ser nuevamente felices,
como eramos antes...

Pues a ser felices, a reír y a aprender hemos venido, 
a descubrir el mundo, corriendo y en medio de sorpresas,
para hacer de un charco un mar entero
y de un pedazo de tierra una montaña...

Pues somos los mismos
y podemos ser libres como antes,
libres y felices
como el niño que somos....

PAZ&AMOR

Isaac A. Devis G.


24 comentarios:

  1. Uhmm, no creo que seamos los mismos, tenemos el recuerdo de lo que hicimos en determinados momentos; pero es improbable que queramos lo mismo con el mismo ahínco; y que opinemos igual que antaño sobre determinada cuestión, Y en lo físico mucho menos, nunca más volveremos a tener la edad del día anterior. Creo que justamente por eso, es que añoramos el ayer, porque es algo que definitivamente no podemos volver.

    Un gran abrazo, querido amigo

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso que sientas así Isaac. Ojalá los adultos sin excepción volviéramos a ser como ese niño que fuimos algún día, estoy segura de que el mundo sería más feliz. Te invito a pasar por mi blog, te llamará la atención lo que he publicado =) Saludos desde Chile!

    ResponderEliminar
  3. Hola Issac, bello y tierno poema amigo. Me llena el alma de paz. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  4. Si no somos los mismos que hace unos años atrás jaja, al menos desear no perder la parte de fantasía, de imaginación, algo de inocencia, sencillez y naturalidad que caracteriza a los niños/as. Ese podría ser mi deseo hoy sábado a punto de que comiencen las Navidades.

    un abrazo
    :)

    ResponderEliminar
  5. Hola, gracías por tu visita, con ella me has dado la oportunidad, al corresponderte, de conocer tu blog, que me ha encantado, volveré a visitarte, si no te importa.
    Creo que todos llevamos un niño dentro toda nuestra vida, que a veces aflora, a tí te ha aflorado para hacer esta bonita poesía, me has transportado a mi infancia cuando recorría las calles del casco antiguo de mi bonita ciudad.
    Un abrazo de tu nueva amiga bloguera

    ResponderEliminar
  6. Ese Ser siempre permance fiel, inmutable, perfecto, completo, dentro nuestro. No necesita nada.
    Somos los mismos
    Un abrazo Isaac
    mj

    ResponderEliminar
  7. Tierno poema, nostálgico poema, que nos lleva a aquella infancia feliz en muchos casos, no en todos. Pues yo diría que hay muchos niños infelices, pero si quizás todos fuimos cándidos y como tales mirábamos la vida con mucha ingenuidad.
    Tu poema es muy hermoso, muy generoso con la navidad y es bueno poner una gran nota positiva en estas fiestas para que el corazón se alegre y soñar, eso sí soñar como los niños y como algunos no tan niños.
    Besos y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  8. Sigue mimando a ese niño dentro tuyo, que vive en vos, aunque hemos crecido y no somos los mismos, ese niño nos recuerda de cuanto amor hay que vestirse.

    Un beso Amigo!

    ResponderEliminar
  9. Me encanta, amigo...desde la fotografía tierna que sacó una sonrisa de mi rostro, porque esto precisamente es lo que nos hace falta, la sencillez, la humildad y la simpleza de la niñez...
    Yo estoy de acuerdo en que en muchas cosas somos los mismos. No en todo, pero en muchas sí. Los errores son parte del aprendizaje y no podemos quedarnos sometidos a ellos. Dentro, hay un niño en cada uno de nosotros, con su todavía intacta inocencia y necesidades miles...

    Muy lindo poema, entorno, sentimiento...

    Un abrazo grande, Isaac.

    ResponderEliminar
  10. Sin duda dentro de ti resguardas la ternura y la paz de ese niño.
    Cariños Isaac.

    ResponderEliminar
  11. Hola Isaac

    Qué bonito tiene que ser que con el paso del tiempo, tus sentimientos y esa ingenuidad de niño, de ojos brillantes, no hayan cambiado y estén siempre contigo. Es estupendo. Enhorabuena.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  12. Que bueno seguir siendo el mismo...en este hermoso viaje, descubrir en conciencia lo trasnochado y olvidado, para brotar inocencia.


    Un abrazo Issac

    ResponderEliminar
  13. Aunque seguimos siendo los mismos con los años vamos perdiendo naturalidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Hola Isaac cuanta belleza y ternura en tus recuerdos, podemos cambiar al crecer o envejecer, pero recordar lo que fuimos alegra el corazon. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Hola Isaac
    Hoy el ni;o que hay en ti nos regala unas bellas y tiernas letras.
    Abrazos mil.

    ResponderEliminar
  16. Siempre es bueno dar la mano al niño que llevamos dentro, recuperar esa inocencia, ese asombro y esa alegría.
    Yo no soy la misma que fui ni suelo mirar atrás, pero la niña que fui me ha hecho la mujer que soy hoy.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  17. El niño que fui te aplaude desde el pasado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Yo te entiendo. Siempre quedará algo de niño en nosotros.
    Malo tiene que ser, cuando un día despertemos y nos sintamos ya viejos.
    He leído un comentario tuyo, me ha hecho pensar y por eso me he autoinvitado y me he metido en tu blog.
    Espero que no te importará, además también quiero desearte, tengas FELIZ NAVIDAD.
    Te dejo un abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  19. Interesante y sensible esta entrada Feliz Navidad
    Saludos desde Abstracción textos y Reflexión.

    ResponderEliminar
  20. El cuerpo envejece...
    El alma siempre es la misma...
    Somos los mismos, con la misama iniocéncia y alegría que debemos cuidad y extriorizar en un mundo negro y sin luz... nuestro própio mundo... su própio mundo.
    La edad se lleva dentro. Ella es la joya que siempre debe prevalcer. Ella es la que tiene experiéncias, con la misma conciéncia aúnque en átomos más elevados y celestes.


    FELIZ NAVIDAD Y UN AÑO 2012 LLENO DE ALEGRIA Y PROSPERIDAD ESPITUAL


    Besos y un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  21. Mas de una vez siento lo mismo.

    Lo bueno es que lo conviertes en poema !!!!

    ResponderEliminar
  22. Gracias por la visita, seguiré tus letras! Te dejo un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Claro que eres el mismo, todos somos los mismos que ayer, que hace un año, que desde siempre, porque todo cambia menos la esencia del alma. Aquella nunca envejece ni se marchita.

    Abrazos alados, paz y amor en tu corazón.

    ResponderEliminar
  24. Isacc..." SOY EL MISMO "

    Todo lo que aquì expresas es lo que siento...soy la misma...con màs años y demàs...conozco señoras de mi edad serias y amargadas...soy alegre, divertida...al estar con ellas trato de corregirme poner seriedad en mi conversaciòn, no explayarme en lo que con picardìa pienso jajaja.
    Gracias por tu visita a mi blog.
    ¡¡¡ Feliz dìa de Reyes !!!

    un beso desde Argentina

    ResponderEliminar