martes, noviembre 26, 2013

Y ENTONCES SER...



Y al llegar a este mundo material,
fuimos átomos,
moléculas, compuestos que se unían en tremendas jornadas,
fuego sagrado de mundos que se crean...
 
Y entonces, fuimos minerales, agua, arena, rocas
y dormimos el denso sueño de la tierra,
en sus entrañas sagradas,
durmiendo por siglos casi eternos...
 
Y un día salimos de allí
y fuimos plantas, musgo, hongos, árboles, líquenes
respiramos vida y misterio mientras crecíamos buscando el sol y el agua,
aferrándonos en raíces a la Madre y creciendo en tallos verdes y retoños...
 
Después aprendimos a soñar como animales,
reptamos, saltamos, matamos, nadamos, volamos, nos apareamos,
jugamos los juegos de la soledad, de los grupos y las manadas,
fuimos fieras, presas, plumas, colmillos, garras, pelos y escamas....
 
Para así  despertar como hombres,
 mentes y almas que descubren su propio existir y su individualidad,
consciencias sagradas de vida que buscan su origen y sus respuestas 
en las religiones o en la política, en las  guerras, las tribus, las  ciudades, las naciones...
 
Y un día también esa etapa será marchita
y floreceremos más allá de lo que ahora somos,
creciendo en la luz y en la sabiduría,
hacia la verdad del amor que siempre salva y fructifica...
 
Y seguiremos creciendo, más allá de lo físico,
cada día más cerca de nuestro origen,
cerrando el círculo sagrado
de vidas y vidas infinitas...
 
Hasta fundirnos en un instante bendito,
hasta desaparecer en el océano del amor infinito,
hasta llegar a nuestra Casa original
para dejar de ser y entonces ser...
 
PAZ&AMOR
 
Isaac A. Devis G.
 
 
Pdta. Los invito a ver mis poesías de colores en http://isaacdevispintor.blogspot.com
 
 
 
 
 
 
 
 

18 comentarios:

  1. Hermoso encuentro contigo el que me encuentro cuando intento corresponder a tus palabras positivas sobre la alimentación de los más pequeños sacadas de muchos años de trabajo. Ojalá salgamos intercambiando comentarios. Ahí te mando mi propuesta sobre el mismo tema que tú tocas. Un abrazo

    RETRATO DE FAMILIA.-

    Me llamo Antonio apenas,
    y triste de apellido; quizá vulgar, incluso.
    Soy natural de aquí y vivo de milagro.
    Me sustenta la tierra, es inútil decirlo, pero aclaro
    que me compongo de agua sobre todo.

    Ya murió el bisabuelo cucaracha
    y no pude llorarle como se merecía
    porque andaba, mientras tanto, gozando eternidades.
    Mucho tiempo después, he conocido
    los parientes lagartos, las encinas,
    algunas amapolas, peladas cumbres altas
    y todos me han contado largamente
    sus célebres hazañas: nocturnas caminatas,
    refugios, comilonas, intrépidas huídas...

    Después nació la higuera, prima hermana,
    coincidió con el surco y, desde entonces,
    hasta la lluvia mansa me mira de otro modo,
    como si se tratara de mi madre.
    Debo tener los ojos de semilla
    o el tronco retorcido
    o la misma nariz como un tomate.
    De otro modo no se explica que confunda,
    por ejemplo, la lágrima más simple
    que brota en un momento de descuido
    con parte de su carne torrentera,
    fluyente, bardomera, desbordable.

    Actualmente procuro ser discreto
    para no cunfundir miedo con aire
    ni reja con latido, ni punto con planeta.
    - ¡Como el canto es tan grande
    la propia fuerza del rumor quisiera
    cubrirlo todo con sus propias manos! -.
    Con lo cual, ¿hasta dónde llegaría
    la ciencia de soñar?. ¡Pues no se sabe!.


    ¡Para evitar la mezcla inconveniente
    mejor será que en este punto calle!.

    ResponderEliminar
  2. somos pequeños como criaturas pero grandes por nuestra misión.....hechos a IMAGEN Y SEMEJANZA.... Un abrazo Isaac!!

    ResponderEliminar
  3. Me encantó la profundidad de las ideas enlazadas que va creciendo, evolucionando, perfecionándose hasta llegar a ser lo que realmente es el "destino"; el ser.

    Un saludo cordial
    Paz y Bien!

    ResponderEliminar
  4. Hermoso Isacc.
    Hemos pasado por los diferentes reinos, de la mano de tus versos.
    Te dejo un inmenso abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy bello! Gracias Isaac.Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  6. Somos pequeño en un mudo muy grande, pero somos, tan grande que el mundo es pequeño.UN ABRAZO
    FELIZ DIA

    ResponderEliminar
  7. Hermosa entrada, perfecta definición y evolución de vida.Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Creo que nacemos para morir y cuando morimos nacemos.

    Besos Isaac.

    ResponderEliminar
  9. Hasta fundirnos en un instante bendito,
    hasta desaparecer en el océano del amor infinito,
    hasta llegar a nuestra Casa original
    para dejar de ser y entonces ser...

    Precioso y profundo todo lo que nos regalas en tus letras, bella y profunda tu forma de ver y explicar la vida en si misma, y en su interminable cadena del tiempo.
    Un abrazo y un buen fin de semana.
    Ambar


    ResponderEliminar
  10. Hasta fundirnos en un instante bendito
    hasta desaparecer en el océano del amor infinito, Hasta llegara ser el mismo amor, sólo eso y nada más que amor, gracias un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Precioso y muy profundo lo que has escrito , mágnifica explicación de la evolución .
    Desde ahora tienes una seguidora más. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Hermosas letras... me encantó leerte.

    Te abrazo
    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  13. Maravilloso recorrido por la evolución del hombre.
    Ahora estamos en el último peldaño y aún no sabemos como subir hasta la cumbre...
    Feliz fin de semana.
    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Profundamente profundo Isaac, me ha gustado amigo. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. Hola Isaac: precioso, gracias por tu compartir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. SIEMPRE TUS MENSAJES CALAN.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  17. Isaac, que maravillosa entrada, ha tocado mi corazón de manera especial. Me quedo con muchas de tus letras, muy especialmente “entonces ser…”
    Gracias, por obsequiarnos versos llenos de verdad… de amor.
    Un saludo y gracias por los que me dejas.

    ResponderEliminar
  18. Un texto muy profundo, cuando lleguemos a nuestra casa original, es cuando renaceremos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar